«Quiero hacerme mexicano»: Brunel

Por Javier MEJÍA

Brunel no deja de mirar de reojo a su hija de cinco meses que duerme profundamente en un moises y le acaricia su pecho en cuanto parecía que iba a despertar, hasta conciliar el sueño. Hace más de cinco años empezó a planear su sueño de salir de su pueblo natal Cabo Haitiano, sin imaginar que Mexicali, Baja California sería su destino y ahora con una hija y con la idea de hacerse mexicano.

Quería salir para tener una mejor calidad de vida y poder ayudar a sus padres, y empezó la travesía hasta llegar a Brasil, donde trabajó como plomero en fábricas metalúrgicas a lo largo de tres años, pero cuando llegó la crisis carioca empezaron los despidos y los haitianos decidieron emigrar en caravanas.

Desde el momento en que Brunel decidió salir encontró la bendición de sus padres, que se dedicaban él a la agricultura y su mamá tiene una tienda, y quienes ahora se han enterado de que son abuelos.

Llegaba la hora de abandonar tierras brasileñas y tras unos meses de recorridos estaban en Tapachula, Chiapas, donde permaneció varios días trabajando en tiendas hasta que junto para el boleto del «bus» rumbo a la ciudad de México para seguir su camino hacia la frontera, con el sueño de llegar a los Estados Unidos, tan profundo como el que tenía su pequeña hija envuelta en una cobija rosa.

A unos metros de la oficina del Registro Civil, Brunel revisa los documentos y con su brazo izquierdo mese el moises. Escucha cada pregunta y lo único que pide es no haya video, sólo la conversación para contar parte de su historia que ahora la está haciendo en estas tierras cachanillas.

Llegó con la caravana en el mes de septiembre, y se instalaron en el albergue pero era tanto el hacinamiento y la falta de higiene que solo estuvo un día, además de que «no se podía dormir», y salió a buscar trabajo logrando emplearse en una tienda en San Luis, donde conoció a la madre de su hija y con quien mantiene una relación de pareja.

De oficio plomero, Brunel habla español y francés, y entre sus planes también está el mejorar su ingles y, claro, hacerse mexicano.

A los mexicalenses los considera acogedores y que les gusta ayudar a la gente, mientras que pide seguir confiando en los haitianos, que «son honrados» y que no se engañen con las apariencias de la gente».

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.