Confluyen culturas china y cachanilla

Your ads will be inserted here by

Easy Plugin for AdSense.

Please go to the plugin admin page to
Paste your ad code OR
Suppress this ad slot.

Centro Histórico de Mexicali, corazón que late

Hace más de cien años llegaron a trabajar a los campos del Valle de Mexicali y poco a poco se dedicaron a otras actividades productivas como el comercio con sus restaurantes, cafés, cantinas, lavanderías, zapaterías y mercerías, entre otras.

La disciplina y el trabajo han sido el sello que les permitió constituirse como la conocemos: la comunidad china en Mexicali.

La fraternidad de culturas milenarias, nos hermana. La perseverancia y el tesón de nuestros pueblos, nos identifican. La lucha de hombres y de mujeres que supieron abrirse camino con el sudor de la frente, nos entrelaza.

Fortalecer los vínculos y la reciprocidad para una mayor prosperidad de nuestros pueblos, conocernos más, así como combatir y erradicar cualquier indicio de discriminacion, son parte de los deseos de Año Nuevo.

Aquí en el pleno corazón del Centro Histórico de Mexicali, la comunidad china tiene una activa presencia, conservando sus raíces y sus costumbres y, de algún modo, fundiéndose con la mexicanidad, con sus reflejos en la vida cotidiana mexicalense.

Destaca la comida china, sin duda la mejor en todo el pais, y destaca no sólo por su importancia económica y cultural, sino por sus sabores variantes, su abundancia en carnes, pollo, pescados, mariscos y vegetales, logrando digamos “tropicalizar” el sabor al gusto de los cachanillas.

Y qué decir de La Chinesca, punto de encuentro de la colonia de chinos con sus peculiares construcciones subterráneas que utilizaban para cubrirse del calor, como centro de descanso o para el entretenimiento, sobre todo con juegos de azar.

Allí rondan las interminables historias de la vida al estilo oriental, mitos urbanos y grandes leyendas como parte del Centro Histórico de Mexicali, un espacio en el que confluyen vivencias y emociones de sus pobladores y de sus visitantes.

Un corazón que late…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.