“La boda del año”….

Por Javier MEJÍA

Cuando se aparece el dedo duende que lo disuelve todo,  lo menos que se genera es confusión.

Yyyy?…

Pues retomando el comentario inicial usted sabe que por fin se consumó la “boda del año” entre Jaime y Sonia, antes de que ambos dejen de cargar el santo en la espalda y suban al cerro en un burro para que la gente los siga “venerando”.

Un asunto estrictamente privado que ambos se encargaron de llevarlo a la esfera de lo público.

El lugar: el Jardín Pakal “Un lugar mágico”, anexo al Teotihuacán y junto al Metro Café, en el Centro Cívico, donde tuvo lugar la fastuosa ceremonia. Allí, todo estuvo en su debido lugar tal como a la novia le gustan las cosas. Los invitados fueron los “privilegiados del primer círculo”, incondicionales, sumisos, maiceados y ser viles, incluso muchos del gabinete municipal estuvieron  ahuevo porque no tenían ganas de estar en la boda. Otros que se sienten heridos sólo iban por morbo y con la intención de filtrar información y claro hubo quienes acudieron a felicitar a los contrayentes.

Las mesas decoradas con manteles en tonos rosas aperladas y con finas vajillas. Los bocadillos debidamente preparados y formados, sin faltar las fresas empiladas, previo a la cena con platillos elegidos también por la novia. Una reducida pista de baile, porque ni para eso tienen gracia.  y en frente el altar acondicionado con sus mesas y tarimas enmarcadas con los pilares todos escrupulosamente forrados.

Ahora sí la novia podrá mostrar y  presumir el suntuoso anillo de oro con un diamante Solitario montado de “envidiable” kilataje.

Esta vez el novio bailó no como aquella ocasión en Monterrey cuando su hija contrajo nupcias, día en que ni siquiera hizo el clásico mensaje de “entrega”. Ahora sí se le miraba sonriente tomado de la mano de la novia, ante la mirada de los “selectos”.

Ahhhh y como su actuar ha estado en entredicho, pues la boda no sería la excepción, ya que de acuerdo a la sentencia del divorcio de Jaime con Martha Lorena Suárez, tendría que haber pasado un año para poder volver a casarse, pero como nadie estaría demandando la nulidad del matrimonio civil  pues las cosas quedarían como están en la pasada noche de “ensueño” en el salón Pakal. Mientras que del lado de la novia pues no habría impedimento, ya que su esposo Fidel, “El Indio” está finado,  y cuyo deceso se dio bajo circunstancias bastante deplorables por una terrible enfermedad que lo tuvo postrado y abatido. Descanse en paz.

Aquí no pasa nada y, como acostumbran los novios,  aprovecharán el puente largo y no dude que se presentarían a trabajar quién sabe hasta cuándo al fin que ya les falta un mes para irse a la ciudad que elijan con el clavote que se llevan pues qué chulada…”Ah caray caray.. Ver para creer tú”!!!! ( esta frase fue inventada por la Amiguis y para mí ya es del domino popular y como las ideas son universales pues va…ehhh tu!).

Posdata futbolera: “Como no te voy a querer, como no te voy a querer si mi corazón azul es y mi piel dorada siempre te querré”. Vamos Pumas de la UNAM rumbo a la liguilla… jeje

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.