Cortocircuito: Compra de “conciencias”

Your ads will be inserted here by

Easy Plugin for AdSense.

Please go to the plugin admin page to
Paste your ad code OR
Suppress this ad slot.

Por Javier MEJÍA

A unos días de entrar a la etapa culminante de las campañas electorales, podríamos asegurar, al menos, dos cosas: que el candidato de la coalición Juntos Haremos Historia por Baja California, Jaime Bonilla, no acudirá a ninguno de los tres debates organizados por el Instituto Estatal Electoral de Baja California y, la otra, que seguramente vendría un gran despliegue de recursos para echar andar la maquinaria el día “D”, con tal de lograr su cometido.

Hace unos años, todavía existían quienes pensaban que se podía hacer política con ideas, habilidad, pasión, inteligencia, convicción, sustento moral y poco dinero. Ahora, el dinero se ha convertido en el factor principal y, tristemente, lo que asegura la compra de “conciencias frágiles”.

Entre los electores, lo ideal sería asumir una conducta electoral en conciencia de lo que verdaderamente está en juego, con la certeza de que el voto será respetado y la convicción de que se sufragará libremente.

Influir en esta trascendental decisión política de los elector@s, a partir de la dádiva y/o la manipulación, sin duda que degrada la condición humana y convierte al elector en un objeto que no merece el grado de ciudadan@ libre pensante.

Me parece que sería mejor hacer una revisión concienzuda de los candidatos para analizar y discernir fríamente sobre quién o quiénes nos parecen los más capacitad@s para gobernar; conocer sus planes y la forma en que los llevarían a cabo; revisar quien goce o no de integridad moral, inteligencia y valor para defenderse y pasar el escrutinio público.

No sobraría para tener un mejor juicio político, el poder identificar a quien nos cause una mejor impresión y la sensación de estar de acuerdo con las propuestas y los caminos para aterrizarlas y así lograr “llenarle el ojo a los elector@s” para que acuda a votar el día domingo 2 de junio.

Posdata del zacatito: No acudir a los debates refleja sensaciones que pudieran ir desde el miedo y la incapacidad hasta la arrogancia y que el “ ausente” se sienta, de antemano, ganador de la “contienda”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.