Ni desmienten y sólo se exhiben…

Ni desmienten y sólo se exhiben…

Por Javier Mejía

Más que argumentos, el gobernador Jaime Bonilla Valdez y tres de sus funcionarios soltaron calificativos y hasta insultos al trabajo periodístico de la corresponsal del periódico Reforma, Aline Corpus, quien publicó una nota sobre la orden emitida por el gobierno del estado a los titulares de las oficinas del Registro Civil en los municipios a fin de no dar información sobre las actas de defunción a causa del covid19.
Lo dicho por los cuatro funcionarios –sin duda excesivo y de nula efectividad– no desmiente la información publicada, y sí los exhibe como artífices de una forma de censura o de «ley mordaza» que impide la transmisión de datos y de información que la sociedad bajacaliforniana tiene derecho a conocer como parte de un régimen democrático.
Los cuatro funcionarios estatales –Jaime Bonilla, Amador Rodríguez Lozano,Oscar Pérez Rico y Paloma Guadalupe Alegría– calificaron de «mentirosa» a la reportera Corpus cuando lo que ella consignó y publicó fue algo real y soportado con la copia del documento oficial, que es, a la postre, el tema central de este debate y que el oficialismo pretende desviar, quedando mal parado.
Por más «montón» que orquestaron en contra de la corresponsal, la veracidad de la publicación incomodó al Poder que reaccionó tirando dinosauricos coletazos sin la efectividad que deseaban.
Así es que nos parece que centralizar la información en una persona cierra los canales y las posibilidades para socializarla, y puede anidar dosis de soberbia y una ceguera que derive en rasgos autoritarios.

Posdata Periodística: Los encabezados de las notas los hacen generalmente los editores y las palabras en comillas simples refieren significados en sentido figurado.

Share