Periodismo, literatura, psiquiatría y política en situaciones caóticas*

Periodismo, literatura, psiquiatría y política en situaciones caóticas*

Por Javier Mejía

El caos reinaba en la República de Santamora, donde el general Severino Cuevas perdía la credibilidad y la aceptación de la gente que estaba decidida a tomar las riendas de su propio destino y combatir a la dictadura que durante varias décadas actuó férrea y arbitrariamente.
En noviembre del año 2006, el médico-psicoterapeuta y escritor argentino Jorge Bucay publicó su primera novela “El Candidato”, un intenso thriller que ahonda en el peligroso juego del poder.
Se trata de una ambiciosa trama que gira en torno a tres personajes centrales que se interconectan con otros tantos: Agustín Montillano, psicólogo forense, su ex novia Carolina Guijarro,reportera de televisión y el traumatólogo y amigo de ambos, Mario Fossi, quienes buscarán descubrir la conspiración que envuelve este apasionante e intenso thriller. El siguiente texto no tiene mayor alcance que el de retomar algunas frases sueltas sobre la vida periodística que desarrolla el autor de esta historia que no necesita lectores, sino cómplices…
++++++++++ ++++++++++ ++++++++++

Los titulares de los medios chorreaban sangre
No hay que cerrar los ojos a la realidad, no renunciar a nuestro compromiso con la gente que debe saber lo que está pasando y es nuestra responsabilidad transmitirlo. No tenerle miedo a ese compromiso de informar.
No aguantaba restricciones, menos si eran arbitrarias, ni las decisiones tomadas sin su consentimiento y que le afectaban. Tiene un estilo provocador, aunque a veces se le va la lengua.
De una plática informal se puede publicar lo que te autorice la fuente
Nada en el mundo te hace más popular que la TV. Tiene presencia y notoriedad frente al resto de los periodistas
Es mucho más interesante y trascendente hacer la historia que contarla. Siempre es bueno estar en optimas relaciones con la prensa: vocera
********* ********* *********

Existe una enorme capacidad de olvidar los hechos violentos
Saben todo de las víctimas, pero muy poco de sus verdugos
La gente cambia solo en apariencia, pero los ojos, la manera re reírse y las miradas son siempre las mismas, como el alma
El amor es ciego y una mujer siempre cree lo que le dice el hombre que la ama
Nadie llega hasta donde permiten sus capacidades, sino hasta donde lo permiten sus limitaciones
Cómo algunos son tan queridos y otros pasan desapercibidos por la vida
Volveré cuando ninguno me necesite, ni se acuerde.

Hipócrita carita de ángel…
La sicopatía no es una enfermedad, sino un desarrollo anormal de la personalidad que le genera ausencia de culpa, falta de límites, egolatría y conductas antisociales. Ejercitan la inteligencia, la seducción, la manipulación y la crueldad, sin perder de vista la meta fijada. Aprende a tener estrategias disponibles, la máquina engrasada y los detalles bajo control absoluto para llegar a donde se propone.

*Bucay, Jorge
El candidato
Ed Plaza Janes
Noviembre 2006

Share